Por Cristián Hernández miembro del Comité Político de Libres

En un país como Chile, puede ser fácil sentir que la extrema izquierda se ha hecho cargo. Sin embargo, todavía hay muchas razones para ser liberal. Los liberales creen en la libertad individual, la igualdad y el respeto de todas las personas. También creen en el poder de la razón y la ciencia para mejorar nuestras vidas. En un país como Chile, estos valores son más importantes que nunca.

¿Qué creen los liberales en términos simples?

En Chile, a menudo se piensa que el liberalismo es sinónimo de libre mercado y política de derecha. Sin embargo, este no es siempre el caso. El liberalismo también puede referirse a una filosofía política que cree en los derechos individuales, el gobierno limitado y los mercados libres. En términos simples, los liberales creen en el derecho de un individuo a la vida, la libertad y la felicidad.

Los liberales también creen en un gobierno limitado y eficaz. Esto significa que piensan que el gobierno solo debería tener tanto poder como sea necesario para proteger los derechos individuales y la eficacia del uso de los recursos con los que cuenta para potenciar a quienes no tienen ventajas de igualdad. Creen que el gobierno no debe interferir en la vida de las personas ni tratar de controlarlas.

Finalmente, los liberales creen en los mercados libres. Esto significa que piensan que las personas deberían poder comprar y vender bienes y servicios libremente sin la interferencia del gobierno. Piensan que la competencia en el mercado conduce a precios más bajos y productos de mayor calidad para los consumidores. 

¿Qué es un mercado libre? 

En un mercado libre, las empresas y los individuos pueden producir y vender bienes y servicios sin la interferencia del gobierno. Los precios los determina la oferta y la demanda, no el gobierno.

Los mercados libres son eficientes porque permiten que las empresas respondan rápidamente a las demandas de los consumidores. También promueven la innovación y la competencia, lo que puede conducir a precios más bajos y productos de mayor calidad.

Sin embargo, los mercados libres también pueden ser inestables. Por ejemplo, si hay un aumento repentino en la demanda de un producto, es posible que las empresas no puedan mantenerse al día con la demanda, lo que genera escasez. 

La situación política en Chile 

Chile es un país que históricamente se ha caracterizado por su estabilidad política. Sin embargo, en los últimos años, el país se ha enfrentado a un aumento del malestar social y la polarización política. La principal fuente de tensión ha sido la creciente desigualdad en la sociedad chilena.

En respuesta a las protestas sociales que comenzaron en 2019, el gobierno chileno promulgó una serie de reformas destinadas a reducir la desigualdad y mejorar el bienestar social. Sin embargo, estas reformas han encontrado resistencia por parte de sectores conservadores de la sociedad.

La situación política en Chile es compleja y fluida. El país enfrenta importantes desafíos en materia de desigualdad y justicia social. Sin embargo, también tiene una fuerte tradición democrática y un compromiso con los derechos humanos. 

El ascenso de la extrema izquierda

En los últimos años, Chile ha visto un aumento en el apoyo a la extrema izquierda. Esto se debe en parte a los altos niveles de desigualdad del país y al fracaso de las políticas neoliberales para abordar este problema. La extrema izquierda ofrece una alternativa radical al statu quo, y su popularidad va en aumento.

Chile es uno de los países más desiguales del mundo, con un coeficiente de Gini de 0,50. Esto significa que el 20% más rico de los chilenos gana el 50% de los ingresos del país, mientras que el 20% más pobre gana sólo el 5%. Este nivel de desigualdad es inaceptable, y no es de extrañar que la gente esté recurriendo a la extrema izquierda en busca de respuestas.

La extrema izquierda ofrece una alternativa radical al neoliberalismo (aunque desde nuestra perspectiva es más corporativismo), que no ha cumplido sus promesas. El corporativismo solo ha aumentado la desigualdad y la pobreza, y no ha hecho nada para abordar los problemas sociales de Chile. 

¿Chile es un país donde exista libre mercado o es un corporativismo? 

Chile es un país con una economía de libre mercado, lo que significa que el gobierno no interfiere con la empresa privada y los empresarios son libres de fijar precios y producir bienes y servicios como mejor les parezca. Este sistema ha ayudado a Chile a convertirse en uno de los países más prósperos de América Latina, con un PIB per cápita superior al de muchos países desarrollados.

Sin embargo, algunos han argumentado que Chile se fue alejando de un sistema de libre mercado hacia el corporativismo, donde las empresas y el gobierno trabajan juntos para proteger los intereses de ellos mismos (no es casualidad que la Ley de Pesca, La Colusión de Pollos y Papel Higiénicos hayan existido). Esta tendencia se ha visto en los últimos 20 años, con el gobierno aprobando leyes para rescatar a empresas en quiebra y otorgando privilegios especiales a ciertas industrias.

En general, Chile todavía tiene un sólido sistema de libre mercado, pero hay señales de que el corporativismo lo ha ido erosionando lentamente. Esto se ha traducido que dejamos de crecer a tasa sobre 5%, generándose un estancamiento económico en los últimos 15 años hasta que entramos a un crecimiento proyectado de 0% para 2023, porque a contrario de lo que ha repetido como mantra la extrema izquierda, Chile se fue alejando del Liberalismo, para irse a un corporativismo, donde unos pocos concentran lo mucho. 

¿Qué significa ser liberal en Chile? 

Esta pregunta ha estado en la mente de muchos chilenos en los últimos años, ya que el país parece estar cada vez más cooptado por la extrema izquierda. Para algunos, ser liberal significa ser de mente abierta y tolerante con los diferentes puntos de vista. También significa creer en el poder de la libertad individual y los mercados libres. Para otros, ser liberal significa simplemente oponerse a las políticas de derecha del gobierno chileno. Cualquiera que sea su definición, no hay duda de que el liberalismo está hoy amenazado en Chile. 

Hoy ser liberal es ser rebelde a una forma de ver las cosas donde, el otro es anulado políticamente, socialmente. Donde las funas y los ataques son a las personas y no a las ideas.

Ser liberal es rebelarse frente al Statu Quo, pero también rebelarse a formulas comprobadas que no funcionan (totalitarismo de izquierda y derecha).

Ser liberal es creer fehacientemente el proyecto individual de cada ser humano, respetar las diferencias y saber que hay algo más intrísico que nos une como personas, independiente de la raza, sexo, credo, religión, edad, creencia.

Para mí es la rebeldía del levantarse contra cualquier pensamiento que implique un tribalismo identitario, donde no mire a la persona, y tengas que estar coartado a pensar de la forma que la tribu piensa. 

En un país que parece cooptado por la extrema izquierda, me encuentro liberal. ¿Por qué? Porque para mí es la rebeldía de levantarse contra cualquier pensamiento que implique un tribalismo identitario, donde uno contra nosotros contra ellos. Es más bien un abrazo del individuo y su agencia; es una creencia de que estamos todos juntos en esto y que, en última instancia, todos somos seres humanos ante todo.

El liberalismo también cree en el progreso. Que siempre podemos hacerlo mejor y que debemos luchar por una sociedad más justa y equitativa. Esto no significa que ignoremos los problemas del presente, sino que tengamos fe en nuestra capacidad para superarlos a través de la razón, el diálogo y el compromiso compartido por mejorar la condición humana.

En última instancia, soy liberal porque creo en la libertad. 

Los beneficios de ser liberal

En un país que parece ser cooptado por la extrema izquierda, puede parecer contradictorio abogar por el liberalismo. Sin embargo, hay buenas razones para hacerlo. El liberalismo está asociado con una serie de beneficios, que incluyen la libertad individual, el libre comercio y la inmigración abierta.

La libertad individual es quizás el valor más importante del liberalismo. Los liberales creen que cada persona tiene derecho a vivir su vida como mejor le parezca, siempre que no infrinja los derechos de los demás. Esto incluye el derecho a la expresión, la religión y la propiedad. El libre comercio es otro valor liberal clave. Los liberales creen que el comercio debe basarse en acuerdos voluntarios entre las partes y no estar obstaculizado por aranceles u otras restricciones. Finalmente, los liberales también creen en la inmigración abierta. Piensan que las personas deberían tener la libertad de moverse a través de las fronteras para encontrar trabajo o mejorar su nivel de vida. 

Ser Liberal es el camino que Creemos en Libres

En un país como Chile, que parece estar controlado por la extrema izquierda, puede parecer extraño abogar por el liberalismo. Sin embargo, hay varias razones por las que el liberalismo sigue siendo la mejor opción para Chile. En primer lugar, el liberalismo defiende los derechos individuales de los ciudadanos, que a menudo son pisoteados por regímenes de izquierda. Además, el liberalismo promueve la libertad económica y el libre comercio, lo que puede ayudar a impulsar la economía chilena. Finalmente, el liberalismo es un sistema probado que ha tenido éxito en muchos otros países del mundo.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.