La militancia contra la vacunación, me hizo notar un fenómeno que no podía entender, un movimiento hostil plagado de teorías conspirativas y Fake News, que como argumentos tenían poco en común entre si, y que en conjunto creaban un tejido de sospecha y miedo hacia la vacunación. No fui la única en notarlo, como describen en el podcast chileno “Escépticos del Más Acá” las teorías y visiones de mundo en el espacio anti-vacunas local van desde la izquierda extrema a la extrema derecha, sin chocar entre sí, o puesto desde otras sensibilidades, conviven desde el Yoga y el Higienismo hasta el Antisemitismo. 

Tratando de entender el fenómeno me encontré con la llamada “Conspiritualidad”, Giovanna Parmigiani la describe como una “sensibilidad mágica disidente”, pero yo seré menos caritativa y desde mi perspectiva es la hija psicópata de la espiritualidad New Age y la Conspiparanoia. Ha sido descrita como un movimiento de “Contra-Ilustración Digital”. Es crecientemente popular y a la vez, peligrosa, porque ataca los esfuerzos de salud pública en tiempos de crisis y es más, en países como Alemania, según el Institute for Strategic Dialogue ISD, están causando alarma al ser una puerta de entrada al extremismo y la división social. 

En Chile, la Conspiritualidad ha llegado a tener presencia como partido político “Centro Unido”, el partido del Dr. File que incluso competirá en las siguientes elecciones, es decir, ya no es un fenómeno en los márgenes de la cultura.

La Conspiritualidad: Una síntesis casi imposible

La Filosofía New Age se caracteriza con un enfoque positivo en si mismo y en el bienestar con una sensibilidad predominantemente femenina, y el “reino” de las teorías de la conspiración es un mundo masculino con un enfoque negativo en la política global. Esta síntesis ha cristalizado en “una amplia filosofía político-espiritual” que de acuerdo a Charlotte Ward y David Voas, está basada en dos convicciones centrales: 

1) un grupo secreto controla de manera encubierta, o está tratando de controlar, el orden político y social (tesis central de muchas teorías de la conspiración).

2) la humanidad está experimentando un ‘cambio de paradigma’ en la conciencia (creencia arraigada en el New Age).

La Conspiritualidad inspira militancia activa, esto se explica por el poder movilizador de  las teorías conspirativas “como sistemas explicativos alternos”, que de acuerdo a Julián Alfredo Fernández Niño y Hernando Baquero “parecen ser exitosas socialmente porque proveen explicaciones para lo que no se comprende, o no quiere comprenderse racionalmente, reivindicando prejuicios y creencias que necesitan psicológicamente ser ratificados continuamente. Generalmente se trata de entramados complejos de complots, secretos, amenazas y riesgos, en los que las personas encuentran satisfacción al sentirse como iluminados, asumiendo incluso en muchos casos la misión de vida de hacer algo al respecto”.

¿Qué hacer al respecto? 

The Center for Countering Digital Hate recomienda que como personas individuales, no debemos responder a las publicaciones de Fake News en línea, pues aunque estemos refutando, estamos ayudando a difundirlas. Es más, si conoce a la persona y quiere conversar con ella, contáctela en privado. La recomendación para los organismos gubernamentales, la comunidad científica y otros relevantes, es involucrarse en un activismo activo para contrarrestar la desinformación.

¿Es un fenómeno peligroso para Chile?

Creo que sí, porque es un fenómeno profundamente divisivo, que está echando raíces en una sociedad ya muy dividida y devastada, por un desastre sanitario. 

Además, se puede pensar en la conspiritualidad y llevarla al extremo de la teoría conspirativa convertida en “secta”, utilizando estos mecanismos para atraer militancia.

En el caso Alemán, el ISD ha reportado que “Las discusiones dentro de los grupos de extrema derecha se centran en particular en si las estrategias de pandemia y mitigación de la pandemia se pueden utilizar para movilizar y reclutar simpatizantes, así como establecer redes e infiltrarse en … otras comunidades”. 

Fuentes:

·      Charlotte Ward & Prof. David Voas (2011): The Emergence of Conspirituality, Journal of Contemporary Religion, 26:1, 103-121 

·      Fernández-Niño JA, Baquero H. El movimiento anti-vacunas y la anti-ciencia como amenaza para la Salud Pública. Rev Univ Ind Santander Salud. 2019; 51(2): 103-106

·      Giovanna Parmigiani, Magic and Politics: Conspirituality and COVID-19, Journal of the American Academy of Religion, Volume 89, Issue 2, June 2021, Pages 506–529

·      Institute for Strategic Dialogue (2021) Disinformation Overdose: A study of the Crisis of Trust among Vaccine Sceptics and Anti-Vaxxers

·      Podcast “Escépticos del Más Acá” episodio T2E24

·      The Antivaxx Playbook (2020) The Center for Countering Digital Hate CCDH

Por Beatriz Sotomayor   

Libres

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.